Blog de INESA | TECH

Amplia tus conocimientos sobre temas de interés en la Ingeniería Civil

blog-post-cover

Longgang y Toronto: dos caras de la ciudad inteligente

La ciudad de Longgang, en Shenzhen, China y el distrito de Quayside, en el Eastern Waterfront de Toronto, Canadá se encuentran hoy en el centro del debate acerca del desarrollo de los proyectos de ciudad inteligente que progresivamente han comenzado a implementarse en varias partes del mundo. En ese contexto, los gigantes tecnológicos HUAWEI y Google, compiten por mostrar al mundo su abanico de soluciones y productos para, mediante el uso de las tecnologías de la información y la comunicación, la inteligencia artificial, el internet de las cosas potenciado por las redes 5G y otras metodologías de innovación e intervención urbana, incrementar la sostenibilidad, optimizar la eficiencia de los servicios públicos, lograr mayores niveles de participación ciudadana y mejorar la calidad de vida de sus habitantes.

Longgang, Shenzhen (China)

En el caso de Longgang, HUAWEI, empresa con gran cercanía al gobierno chino, ha concentrado sus esfuerzos en, haciendo uso de técnicas de gestión de Big Data, concentrar la información de más de 2.000 fuentes públicas diferentes, contenida en más de 400 millones de registros de datos municipales y más de 20 millardos de registros distritales en un solo sistema, que permite en tiempo real conocer el estatus de diferentes capas de servicios y condiciones ambientales en la ciudad.

Esto se logra a través de un Smart Center o Smart City Brain de casi 18.000 m2, que representa una inversión de 79 millones de dólares, desde donde los gestores del gobierno local visualizan en un gran sistema de pantallas la información geolocalizada con actualizaciones instantáneas. De esa manera las autoridades pueden lograr una mayor agilidad en la toma de decisiones en momentos de contingencia y tener el pulso permanente de lo que sucede en el distrito.

smart-center

Smart Center

Longgang, Shenzhen (China)

Por su parte los ciudadanos cuentan con una plataforma unificada de servicios en línea, reduciendo significativamente la necesidad de estos de asistir a diferentes entes gubernamentales para la realización de trámites. Además, HUAWEI ha puesto el foco en los aspectos relacionados con la seguridad pública, integrando en el centro de mando acceso a los sistemas de cámaras combinados con herramientas de inteligencia artificial que permiten detectar de forma automática flujos irregulares de personas, incidentes o amenazas para su posterior atención por los organismos correspondientes.

Aunque este enfoque ha permitido reducir en más de un 29% la criminalidad desde la puesta en marcha del sistema no deja de resultar relevante como el uso de estas tecnologías, en naciones en las que no existen las garantías de una sociedad democrática, puede también ser aplicado como instrumento de control social, invasión a la privacidad y persecución a la disidencia, lo que representa una de las grandes discusiones éticas de nuestro tiempo.

Distrito de Quayside, Toronto (Canadá)

Mientras tanto en Toronto, Sidewalk Labs, filial de Google, desde 2018 hace grandes esfuerzos por la implementación de un proyecto de transformación de todo el Eastern Waterfront de la ciudad para convertirlo en una nueva Smart City dentro del ámbito mayor de la región de Toronto. Su enfoque, bastante diferente al de HUAWEI busca centrarse en la edificación de nuevos espacios urbanos, especialmente concebidos bajo la filosofía de diseño de ciudades inteligentes que coloca al ciudadano en el centro del proceso de planeamiento.

Aunque el proyecto es profundamente ambicioso y sus creadores esperan que culminado su desarrollo para el año 2040, haya contribuido a generar 44.000 empleos directos y 14.200 millones dólares de impacto en la economía local, actualmente se encuentra aprobada la ejecución únicamente de su primera fase en el barrio de Quayside.

quayside

Distrito de Quayside, Toronto (Canadá)

En este nuevo vecindario interconectado, que se convertirá en una unidad de prueba dentro del proyecto macro, se incluye el diseño de calles con gran accesibilidad enfocadas en su uso por peatones, ciclistas y transporte público de bajo impacto ambiental (se espera que al menos el 25% de los traslados internos dentro de todo el proyecto se realicen a pie o mediante un sistema de bicicletas compartidas), la construcción de plazas, parques y otros espacios públicos abiertos y flexibles para la diversificación de su uso por parte de la comunidad junto con la colocación en el mercado de una variedad de opciones de vivienda para familias e individuos con diferentes rangos de ingresos.

Además, todos los edificios serán levantados con maderas industriales sostenibles, producidas localmente en la región de Ontario, usando un sistema modular y, pensando en la neutralización de su huella de carbono, el barrio contará con redes eléctricas y de calefacción/refrigeración inteligentes que optimicen el uso de sus recursos energéticos. Se desplegarán también redes de fibra óptima y diferentes sistemas de interconexión para la recolección de la data generada y para que los gestores gubernamentales y emprendimientos puedan hacer uso de esta en el desarrollo de nuevas estrategias de innovación. Finalmente, en el diseño se incluyen instituciones educativas, guarderías y centros de acción comunitaria en el que los ciudadanos pueden involucrarse en el desarrollo y gestión de la naciente ciudad.

Aunque de un enfoque mucho más integral, este enorme proyecto también cuenta con detractores que, alegando dudas acerca del manejo de la data generada en estas nuevas comunidades por parte de Google y Sidewalk Labs, promovieron y lograron que la agencia gubernamental a cargo de regularlo redujera el alcance de su ejecución inicial de 76 a casi 5 hectáreas como proyecto piloto para la posterior discusión acerca de la materialización de la escala original. De lograr completarse, Quayside se convertiría en uno de los proyectos de ciudades inteligentes en el hemisferio occidental.